Activos: una economía que transforma

El suplemento económico de Prensa Ibérica nació con el objetivo de contar los hechos, mostrar las cifras y explicar quién hay detrás de los negocios, sus protagonistas, con nombres y apellidos

Presentación de ‘Activos’ en València.

Martí Saballs | Director de Información Económica de Prensa Ibérica

En algún lugar de España se están gestando ahora mismo las raíces de las empresas líderes del futuro. Sus fundadores son jóvenes emprendedores que tienen los conocimientos, la determinación y la ambición para poder entrever los obstáculos que irán encontrándose e ir saltándolos. Incluso, con alguna magulladura que otra. Entienden el mundo que les rodea, del más local al más global, y aspiran a que sea mucho mejor. Ahora mismo, son unos desconocidos; dentro de unos años, sus nombres darán algo más que titulares.

«Cuando en 1978 se aprobó la Constitución, que culminaba la transición a la democracia, la economía española se encontraba inmersa en una grave crisis en la que los desequilibrios de orden macroeconómico alcanzaban una gran severidad.» Estas reflexiones del Banco de España sirven para centrar los antecedentes, conocer de dónde venimos y relativizar el presente. ¿Incertidumbres en 1978? Las había para llenar una enciclopedia. Aquel año, fecha del nacimiento de Prensa Ibérica, cuando los líderes empresariales españoles estaban representados en negocios controlados por el Estado (Telefónica, la primera entre ellas), bancos y eléctricas; y en el mundo Occidental dominaban las empresas automovilísticas y petrolíferas. Dos de los grandes éxitos empresariales de la España de entonces, acababan de abrir sus primeras tiendas. Una, en 1975, fue el primer Zara, en la calle Juan Flórez, de La Coruña; en marzo de 1977 se abría la primera tienda de ultramarinos de Mercadona. Detrás de estos dos establecimientos las familias Ortega y Roig.

Aquel 1978, la España empresarial empezaba a dar su gran salto hacia delante. Un salto que 45 años después aspira a continuar y agigantarse.

Forma y formará parte del espíritu de ‘activos’, primer suplemento económico de la prensa española gracias a su difusión en papel y de las redes sociales a través de las 26 cabeceras de Prensa Ibérica y los cincuenta periodistas especializados en economía que forman parte de su plantilla, contar quién salta, cómo salta, cuáles son los obstáculos que deben superar y cómo pueden y deben curarse las magulladuras que se vayan formando en el camino. Analizaremos las debilidades, fortalezas, oportunidades y amenazas de las empresas más interesantes y atractivas, independientemente de su tamaño y de su procedencia. Mirando siempre el conjunto de España. No todo ocurre dentro de la circunvalación M-30 de Madrid.

Informar, en definitiva, sobre el mundo económico. Contar los hechos, mostrar las cifras y explicar quién hay detrás de los negocios, sus protagonistas, con nombres y apellidos, cuáles son sus desafíos y a qué aspiran. Y cómo, las decisiones económicas afectan en última instancia al ciudadano.

‘activos’ no tiene una bola mágica para aventurar a pronosticar cuál será la evolución del escenario económico, pero sí tiene el deber y la necesidad de explicar las tendencias de futuro. Han ocurrido demasiados acontecimientos impredecibles en estos últimos años como para atreverse a pontificar: desde la crisis financiera de 2008 hasta las trágicas guerras en Ucrania y Oriente Próximo, con una pandemia entre medias que parece haber quedado en el baúl de los recuerdos. De tipos de interés negativos al regreso de la inflación. El nuevo papel del Estado, más intervencionista y fiscalizador, genera nuevos interrogantes que afectan directamente al desarrollo empresarial. Seguiremos analizando cómo las decisiones políticas afectan a la libertad de empresa, al crecimiento económico y a la creación de empleo, tan necesario para enfrentarse a los retos tecnológicos que ya están encima nuestro. Sin la formación adecuada y sin facilitar herramientas básicas para emprender no habrá progreso. Sin empresas que ganen dinero, que den dividendo -económico y social- y que reinviertan tampoco lo habrá.