Josep Callol | Director de Diari de Girona

Josep Callol | Director de Diari de Girona

Diari de Girona: periodismo para ser útiles a la sociedad

‘Diari de Girona’ forma parte de Prensa Ibérica desde 1996, lo que permitió seguir ejerciendo el oficio desde la independencia

Un periodista en la redacción de ‘Diari de Girona’, trabajando en la edición digital.

Un periodista en la redacción de ‘Diari de Girona’, trabajando en la edición digital.

Si alguien echara la vista atrás y se metiera de lleno en un periódico de hace 45 años, quedaría sorprendido de como se elaboraba un medio de información como el nuestro. Los métodos, horarios, tecnología o formatos no tenían nada (o casi nada) que ver en lo que hoy en día supone hacer un diario. Si en el ejercicio, ese alguien retrocediera 135 años en el tiempo, la situación sería aún más radicalmente diferente. Propongo las dos épocas porque este año Prensa Ibérica, grupo al que pertenece nuestro periódico desde 1996, cumple 45 años y Diari de Girona celebrará en 2024 el 135 aniversario.

Aunque parezca que solo son datos, estos son muy significativos porque explican los cambios en el sector y en las personas que trabajan en él a lo largo de todo este tiempo. Podríamos recordar las horas que nos suponía obtener una información, lo difícil que era llegar a una fuente, convencerla de que nos explicara una historia, buscar todos los resquicios y como nos costaba imprimirla en papel para que estuviera lista en los quioscos a primera hora de la mañana. Los inventos a lo largo de la historia nos han facilitado muchísimo este proceso: de la máquina de escribir al ordenador; de los teléfonos de sobremesa a los móviles y de lo analógico a lo digital. Este último, sin ninguna duda, es el que ha representado un mayor salto para los periodistas, los lectores y los anunciantes.

Diari de Girona es heredero de una cabecera histórica nacida el 28 de septiembre de 1889 con el nombre de Diario de Gerona de Avisos y Noticias, fundada por Rafael Masó Pagés, impresor, procurador de los tribunales y político, que lo dirigió hasta su muerte, en 1915. Pasó a publicarse íntegramente en catalán el 1932, poco después de la proclamación de la II República, y dejó de salir a la calle al día siguiente del golpe de estado de Francisco Franco. La cabecera Diari de Girona se recuperó en 1986, después que Los Sitios, heredero del rotativo histórico, pasara a manos privadas, proveniente de la cadena de periódicos del Estado.

El 1 de agosto de 1996, Diari de Girona fue adquirido por Prensa Ibérica y pasó a formar parte de un grupo especialista en información local y regional, con periódicos en distintos territorios de España. Este paso dio estabilidad al rotativo, que entró en una etapa de cambios con el objetivo de consolidarse como un medio de referencia informativo en la zona de influencia de Girona y sus comarcas. Una de las primeras decisiones de la nueva empresa fue trasladar la sede al centro de la ciudad y dejar atrás la antigua nave, ya obsoleta, de Fornells de la Selva donde convivían redacción, administración, publicidad y la rotativa. Al lado de la céntrica Plaça Catalunya, el periódico se acercó aún más a sus lectores, ampliando la plantilla de trabajadores e introduciendo mejoras técnicas que permitieron dar un salto de calidad.

Diari de Girona conservó su independencia informativa y la nueva editora le permitió ejercer un periodismo crítico con el poder que le llevó a publicar decenas de exclusivas sobre casos de corrupción, entre ellas la financiación ilegal de Unió Democràtica, socio de la coalición Convergència i Unió (CiU), la trama empresarial de la familia Pujol Ferrusola y sus contratos con la Administración catalana o múltiples irregularidades en ayuntamientos de la provincia de Girona. La calidad informativa ha merecido en todos estos años numerosos premios: Tasis-Torrent, Carles Rahola, Manel Bonmatí, finalista de los premios de diseño de la SNDE, Mejor Publicación en Prensa Diaria 2021 y, recientemente, un accésit de los premios Àlex Lliteras de periodismo deportivo.

La revolución llegó con Internet. El gran cambio se produjo el 18 de octubre de 1999, tres años después del aterrizaje de Prensa Ibérica. Aquella jornada fue histórica; Diari de Girona puso en marcha su edición digital, sin saber donde llevaría la decisión. Fue el primero de Girona en asaltar Internet y el trabajo que se ha llevado a cabo todos estos años le ha permitido ser el medio líder en Girona y situarse entre los seis más leídos en catalán en Cataluña, según datos de OJD Interactiva de setiembre (sexto lugar del ranking con más de un millón de usuarios únicos y seis millones de páginas vistas).

Prensa Ibérica apostó a finales del siglo pasado por la presencia en la red y, año tras año, el reto ha sido más firme. Con la incorporación de nuevos medios técnicos, formación del personal, cambios en la organización y en los métodos de trabajo, incorporación de perfiles especializados y un esfuerzo considerable de todas las personas implicadas, Diari de Girona se ha convertido en un medio de referencia en Internet, que llega a cualquier rincón del mundo con la información local elaborada desde la redacción de Plaça Catalunya y la global que sirve la red de 26 periódicos del grupo.

A los periodistas también nos ha cambiado la forma de trabajar. Seguimos contando historias, sí, pero ya no hacemos un periódico cada 24 horas, sino que lo vamos modelando a lo largo del día, incorporando nuevas noticias mientras se van produciendo, ampliando minuto a minuto los grandes acontecimientos, informando de lo que está pasando en todo momento y lo más rápido posible; sin olvidar la versión papel, fiel en las casas y quioscos cada mañana. Este es el futuro y es donde estarán Prensa Ibérica y Diari de Girona en los próximos años con el objetivo claro y tozudo de ser útiles a la sociedad.