Gemma Robles | Directora de El Periódico de España

Gemma Robles | Directora de El Periódico de España

La influencia del periodismo plural

‘El Periódico de España’ es la apuesta nacional de Prensa Ibérica para garantizar la mirada diversa y serena sobre el país

Imagen de la fiesta del segundo aniversario de ‘El Periódico de España’ celebrada el pasado 11 de octubre en Madrid.

El Periódico de España es un diario afortunado. Ha cumplido recientemente su segundo año de vida en el seno de un grupo editorial líder, lleno de periodismo y de historia que celebra ahora su 45 aniversario: más de cuatro décadas garantizando en prácticamente todos los rincones del país el derecho de los ciudadanos a una información de máxima calidad. A esa misión crucial se ha sumado recientemente el diario que tengo el orgullo de dirigir, uno de los proyectos periodísticos más ambiciosos, originales, ilusionantes y complejos que han visto la luz en los últimos tiempos. Todo un reto para hacer periodismo plural en un país plural.

Es este un diario digital en imparable crecimiento, que también se imprime en papel, y que se elabora con el talento de un equipo propio en Madrid sumado, o mejor dicho multiplicado, por el instinto periodístico repartido en las otras cabeceras que el grupo Prensa Ibérica tiene ubicadas por todo el territorio. Su esencia no emana de una sola redacción, sino del trabajo en red de más de otra veintena de redacciones. El Periódico de España es, en definitiva, el escaparate nacional del talento, esfuerzo y grandes temas que cada jornada se elaboran desde las sedes de nuestro grupo editor. En variedad de formatos. Difundidos en múltiples canales. Es, asimismo, el enriquecimiento y valor añadido que se nos aporta desde las decenas de ‘verticales’ que también publica Prensa Ibérica o desde nuestras revistas. Un músculo periodístico y una mirada sin sesgo que nos diferencia desde nuestro nacimiento de la competencia y nos equipara con modelos de vanguardia de ámbito internacional.

Altavoz de la España plural

Todo lo dicho hace referencia a nuestra forma de elaborar información en equipo, aprovechando el conocimiento sobre el terreno de más de 1.200 profesionales. En cuanto al fondo, este diario se ha convertido ya en referente y altavoz de la España plural, sin gentes de primera y de segunda, sin centralismos, donde la periferia o las tierras de interior tienen tanto que decir, reivindicar o aportar como las demás en un momento clave para este país y para su ciudadanía.

Creemos en un país diverso y sereno. En un Estado que respeta el derecho y la igualdad entre sus ciudadanos y ciudadanas en el que todas las instituciones pesan y, por ende, están obligadas a cumplir y a rendir cuentas. Rechazamos, huimos y huiremos de las nocivas trincheras y aplaudimos el esfuerzo por los acuerdos y pactos que buscan el bien común, que no el personal, en una Europa que debe apostar por ser cada vez más influyente, por defender la democracia y el respeto a los derechos humanos en todo el mundo contra viento y marea.

Como ya hemos insistido en distintas ocasiones, basta con leernos diariamente para comprobar que este es nuestro credo editorial. Somos, sin duda, los defensores de una España y de un mundo que se niegan a dar un paso atrás en la reivindicación de los derechos de la mujer y en la lucha contra el machismo. En esto, así como en la denuncia de otras desigualdades o injusticias sociales, nosotros, con todo el Grupo Prensa Ibérica de la mano, iremos siempre un paso por delante.

Somos, al mismo tiempo, un diario que trata de radiografíar y explicar a nuestros lectores un mundo convulso que evoluciona a velocidad de vértigo con desarrollos como el de la inteligencia artificial pero, en paralelo, retrocede sumergiéndose en cruentas guerras de consecuencias presentes y futuras impredecibles. Que lucha contra pandemias y apuesta por la ciencia aplicada a la salud y, sin embargo, convive con la amenaza del cambio climático y sus ya notables consecuencias. Que debiera buscar disfrutar y exprimir el presente sin comprometer el futuro para generaciones venideras, aunque a ratos se pierda frente a ambiciones cortoplacistas.

Todo esto tratamos de contarlo cada día con la aportación de periodistas especializados y una red de corresponsales y analistas que, gestionados desde El Periódico, ofrecen un valor extraordinario al conjunto de las cabeceras de este grupo. Todas estas miradas de profesionales repartidos por el país y por las principales capitales del mundo consiguen, gracias a un enorme pero fructífero esfuerzo de coordinación que beneficia a nuestros lectores, suscriptores, seguidores en redes y anunciantes, poner ante sus pantallas o quiosco más cercanos un puñado de informaciones llenas de matices, exclusivas, primicias y cercanía. Queremos contarlo todo, de todos, para todos y en todos los formatos posibles: información digital, impresa, multimedia, newsletters, podcast, documentales, especiales…

Eso, claro está, sin renunciar a marcar la agenda política, económica, social, cultural y mediática del país con la cada vez más notable influencia de El Periódico de España, que se va haciendo mayor y ganando terreno y audiencia mes a mes de la mano de un grupo editor que, además de estar de aniversario, puede presumir de su liderazgo, empuje y aportación a la democracia. Llegados a este punto, en el que ya me toca despedirme de ustedes en este artículo, entenderán mejor los motivos que me llevan a terminar como empecé: El Periódico de España es un diario afortunado por haber nacido en un grupo con los valores que atesora Prensa Ibérica. Sin duda.